Saltar al contenido

Sennheiser HD 25-1. ¿Vale la pena comprarlos?

Actualización: diciembre, 2017

Los Sennheiser HD 25 son mis auriculares (trans)portables preferidos desde hace unos meses. Me paso algunas noches a la semana lejos del equipamiento de mi casa, y los HD 25 hacen maravillas con mi iBasso D10 y mi netbook. La alta fidelidad portátil nunca ha sido tan sencilla y resistente.

comprar Sennheiser HD 25 barato
Ver oferta en Amazon

Precio: 199€
Valoración: opinión

Lo mejor de todo es su versatilidad sonora: aunque mis auriculares portátiles de emergencia, los AKG K181Dj, destacan con determinados géneros y grabaciones, los Sennheiser muestran un rendimiento más que adecuado con cualquier cosa que les eche.

Conclusiones de los Sennheiser HD 25

Ventajas

  • Diseño ligero y robusto
  • Gran aislamiento
  • Claridad notable

Inconvenientes

  • El sonido analítico no es para todo el mundo
  • No son auriculares bluetooth para los amantes de esta tecnología

Veredicto

En lo que respecta a auriculares cerrados, los HD 25-1 son los reyes indiscutibles del equilibrio y el detalle. Su secreto es una combinación de un excelente aislamiento del ruido con una claridad y un rendimiento acústico fantásticos. Su construcción robusta hace que sean una gran inversión que es seguro que durará mucho tiempo.

Sólo asegúrate de que su sonido analítico se ajusta a tus gustos. Si lo que esperas son unos bajos inflados y con un sonido convencional, entonces te decepcionarán.

Análisis detallado de los Sennheiser HD 25

Los auriculares de DJ cerrados Sennheiser HD 25-1 II son un estándar en la industria en lo que respecta a DJs y monitorizado en directo. Proporcionan un diseño resistente y todoterreno en el que los usuarios pueden confiar bajo cualquier circunstancia.

Calidad de construcción

Nota: 10 de 10. Cuando se trata de calidad de construcción, los productos portátiles insignia de Sennheiser no cometen ningún error. La estructura de los HD 25 es extremadamente básica. Ni se aplanan ni se pliegan, y poseen juntas de rotación sencillas y piezas metálicas extraíbles.

El resistente plástico trasero evita grietas y ralladuras. El producto se completa con un cable de acero grueso y robusto que termina en un fornido conector en forma de L. Además, los auriculares son muy ligeros, y no es probable que se dañen al caerse.

Por último, el usuario puede reemplazar todas las partes de estos auriculares. Desde el cable desconectable hasta el acolchado de la diadema, pasando por las copas y las juntas, los Sennheiser HD 25 se pueden desmontar por completo en cuestión de minutos.

Comodidad

Nota: 8/10. Los HD 25 son sorprendentemente ligeros en comparación con auriculares como los AKG K181 y los M-Audio Q40. La diadema ajustable dual ejerce muy poca presión: la mayoría de la fuerza la aplica el acoplamiento supraaural de la oreja.

Aunque los Sennheiser HD 25 tienen una sujeción bastante fuerte, la estructura hace un gran trabajo distribuyéndola por toda la superficie de las almohadillas. Las copas tienen un buen rango de movimiento a pesar de carecer por completo de juntas, y se ajustan muy bien a la forma de la cabeza de cada uno.

Los HD 25 vienen de serie con almohadillas de vinilo, pero algunas versiones también incluyen almohadillas opcionales de velour. Incluso si no las incluyeran, por un precio de 7 € más gastos de envío merecen la pena la inversión, ya que proporcionan una mejora en la comodidad a expensas de tener un poco menos de aislamiento.

La comodidad general está algo por debajo de los imposiblemente ligeros Sennheiser PX100 y los circumaurales Creative Aurvana Live!.

Aislamiento

Nota: 9.5/10. Aunque los auriculares portátiles nunca podrán aislar tan bien como los monitores intraurales, los Sennheiser HD 25 pueden competir con algunos intraurales de inserción poco profunda.

Las almohadillas de vinilo aíslan un poco más que las de velour, aunque es probable que no compense a la mayoría de los usuarios. Incluso con las almohadillas de velour, la corona de los HD 25-1 en cuanto a aislamiento sólo la pueden usurpar los AKG de sujeción fuerte, y sólo si tienes la suerte suficiente como para conseguir que los AKG se sellen correctamente.

Sonido

Nota: 9/10. Al oír hablar por primera vez sobre los HD 25-1, estaba totalmente convencido de que les daría un 10/10 en calidad de sonido. Sin embargo, tras haberlos tenido durante un tiempo, no puedo evitar notar que para ser unos auriculares de 200€ tienen algunos defectos aquí y allá.

Pero el hecho de que siga usándolos como mis auriculares portátiles principales pone de manifiesto el hecho de que son un producto competitivo. Están bien equilibrados, con una ligera reducción en el énfasis de las frecuencias medias, tienen una buena claridad y detalle, y son bastante transparentes en lo que respecta a las fuentes. Los bajos son ajustados y precisos.

Tienen un carácter contundente y son más incisivos que potentes, al contrario que algunos como los K181Dj o los M-Audio Q40. Tienen una amplitud impresionante, aunque no están a la altura de los M-Audio en los sonidos más graves.

También proporcionan una buena textura y no sangran en las frecuencias medias. Para tratarse de unos auriculares portátiles, la cantidad de los bajos es correcta, sólo un poco más que lo que uno esperaría de unos auriculares analíticos, pero lejos de los AKG K81/K181.

Los medios son neutrales, claros y detallados. La articulación es muy buena y los sonidos están bien separados. Sin embargo, los Sennheiser HD 25 son notablemente insuficientes en cuanto a anchura y profundidad de la escena sonora, al menos en comparación con la mayoría de auriculares de tamaño estándar.

La mayoría de los otros auriculares cerrados portátiles tampoco brillan exactamente en cuanto a escena sonora, pero no puedo evitar sentirme decepcionado por el hecho de que los más pequeños y baratos PX200-II tengan un sonido más espacioso. Dejando a un lado el simple tamaño, el posicionamiento de la escena es bastante preciso y la separación instrumental resulta excelente en todas las pistas excepto las más densas.

Hacia la parte superior de las frecuencias medias, los HD 25-1 tienen problemas para mantenerse suaves y, como resultado, son muy implacables con las pistas sibilantes. Los agudos son bastante presentes y razonablemente extensos, pero por momentos resultan un poco tensos y fríos.

Sin embargo, el sonido en general es bastante agradable y funciona especialmente bien en géneros que no dependan del tamaño de la escena sonora para tener una experiencia plena. Dejando a un lado mis pequeñas objeciones, los Sennheiser HD 25 son tan buenos para usar de viaje como cualquiera de los auriculares portátiles que haya escuchado.

Calidad-precio

Nota: 8.5/10. Los Sennheiser HD 25 están en otro nivel en términos de equilibrio y detalle comparándolos con la mayoría de los demás auriculares portátiles. Sin embargo, si los comparamos con los de tamaño estándar en el mismo rango de precios, en algunos casos los HD 25 pueden resultar apagados y con un sonido comprimido debido a la reducida escena sonora.

comprar Sennheiser HD 25 barato
Ver oferta en Amazon

Precio: 199€
Valoración: opinión

Además, los agudos duros pueden provocar algo de fatiga para su uso en casa. Pero por supuesto, estas comparaciones no son justas precisamente porque no me resulta cómodo llevar puestos mis auriculares de tamaño estándar cuando estoy fuera, mientras que usar los HD 25 me resulta natural. Es esta versatilidad lo que hace que estos Sennheiser merezcan la pena por 200 €, y están entre los auriculares portátiles más fáciles de recomendar.

Sennheiser HD 25-1. ¿Vale la pena comprarlos?
5 (100%) 1 vote